El hielo seco y todas sus posibilidades.

Los avances que se han producido en el ámbito de la hostelería en los últimos años han sido muchos. Ahora bien, si tenemos que quedarnos con uno de ellos, definitivamente queremos que sea el hielo seco. Y es que este producto ofrece infinitas posibilidades en el campo de la hostelería gracias a su alto poder de refrigeración. Se trata de una importante novedad con muchos beneficios tanto para el sector como para la industria alimentaria. Es por ello que queremos que conozcas más sobre sus características y usos. ¡Empezamos!

¿Cuáles son los usos del hielo seco?

Cuando hablamos de hielo seco, en realidad nos referimos a dióxido de carbono en estado sólido. Esto hace que se asemeje mucho al hielo, y por esto nos referimos a él como tal. La ventaja del hielo seco es que no deja residuos húmedos ya que pasa directamente de estado sólido a gaseoso, sin pasar por el líquido. Esto representa una ventaja en términos de practicidad y limpieza.

Se obtiene por expasión del dióxido de carbono,

Así pues, el hielo seco se obtiene por expansión del dióxido de carbono. Se utiliza una bombona de CO2 para provocar la expansión en el interior de un recipiente de paredes metálicas. Al abrir la válvula y ser liberado el producto, se expande produciendo una bajada de temperatura tan intensa que el gas se solidifica. El sólido obtenido se sublima en contacto con el aire ambiente.

Alto pode de refrigeración

Infinitos usos en hostelería

No deja residuos húmedos

¿Cómo lo obtenemos?

Como ya hemos comentado, el alto poder de refrigeración que posee este producto nos abre una gran cantera de opciones. Por lo tanto, podríamos decir que uno de sus usos mayoritarios se basa en la elaboración de sorbetes, helados y granizados. No obstante, su uso también se extiende a las bebidas calientes, aunque pueda parecer sorprendente.

En este caso, el hielo seco se utiliza para potenciar el aroma de los líquidos con los que sublimamos la bebida. Además, también puede utilizarse para congelar alimentos, carbonatar líquidos, como emulsionante, o para transporte de alimentos que necesitan estar a temperaturas mínimas. En definitiva, encontramos muchos usos más allá de la hostelería.

Open chat
Hola 🍺

¿En qué te podemos ayudar?